“La diversidad aporta mejor talento. No sólo es un sentido de vocación porque soy mujer, es un tema de negocios”.

POR: MELISSA PÉREZ ALCÁNTARA

La invitación llegó en agosto de 2016, una oportunidad que Mónica Flores no podía dejar pasar: sería la primera mujer en convertirse en presidenta de la American Chamber of Commerce México (AmCham). El escenario futuro, que parecía ya un hecho, era incluso favorable en temas de género. Roberta S. Jacobson era entonces la embajadora de Estados Unidos en México y todas las encuestas apuntaban a que Hillary Clinton ganaría la elecciones presidenciales de ese país el 8 de noviembre. Pero cuando Flores, presidenta de la empresa de recursos humanos Manpower- Group para Latinoamérica desde 2013, tomó posesión del cargo, en marzo de 2017, las reglas del juego habían cambiado.

Ya no era Clinton, sino el empresario republicano Donald Trump quien lideraba el gobierno de Estados Unidos y había que renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en un ambiente en el que uno de los protagonistas era el eslogan ‘Make America Great Again’ (‘Haz América grande de nuevo’). La adaptación y de aprendizaje continuo fueron clave en este periodo. Flores tiene claro que para ser competitiva en el mercado actual, hay que saber explotar habilidades. “Enfrentamos una escasez de talento donde 50% de los empleadores en México (45% a nivel global) no encuentra el talento adecuado. Necesitamos personas con competencias más sofisticadas: alguien creativo, disruptivo, innovador, un gran comunicador, que entienda el mundo digital y que sepa resolver problemas. Pero no basta con buscarlos, también nosotros tenemos que cumplir con el perfil”, explica.

Las soft skills o habilidades blandas se han puesto de moda en un sistema caracterizado por el incremento de la automatización. Los conocimientos técnicos ya no son suficientes. Flores se adelantó a esta tendencia. Licenciada en Actuaría, cuenta con un diplomado y una maestría en Filosofía y un diplomado más en Historia de la Cultura en México. “Lo que estudias siempre influye en como eres, piensas y te comportas. Estudiar filosofía te humaniza y te aporta transversalidad y una manera distinta de ver lo que te rodea: capital humano”, expresa. Reconocer que no se sabe todo es el primer paso para seguir aprendiendo y la directiva está consciente que el mundo está cambiando y que necesita sumar esfuerzos con las nuevas generaciones. “Hoy, si no estás conectado con la juventud, te quedas sin talento. Tenemos que ser más ágiles, darle importancia a lo digital e integrar puntos de vista diferentes a los propios”, asegura. Por eso, una vez al mes la agenda de la directiva marca una cita con Irene Fernández, una joven de 27 años, líder de gestión de proyectos en ManpowerGroup. Ambas son parte de un programa interno de mentoría en reversa, en el que la joven se convierte en mentora y que tiene como objetivo que los directivos tengan la oportunidad de entender las necesidades del mundo actual a los ojos de las nuevas generaciones.

Para Fernández, es una oportunidad para derribar los prejuicios sobre los ejecutivos, intocables y temibles, para pasar a una figura de confianza, más humana y conectar con la gente. “Estamos utilizando redes sociales, como Instagram, para comenzar a romper barreras de una manera personal y acercarse con su gente”, afirma la joven. Este liderazgo cercano y abierto a nuevos aprendizajes y a detectar nuevas tendencias en recursos humanos han sido claves para que la directiva haya convertido la región latinoamericana en la más productiva de la marca. En 2018, mientras otras regiones bajaban sus resultados, la de Other Americas, en la que se incluye Latinoamérica, subió 12.4% sus beneficios por servicios y en 27.9%, los de la unidad operativa, según el reporte anual de la compañía. Lejos están las tardes en las que llevaba a su hija a la oficina mientras terminaba su jornada. Hoy, el horario flexible o ver a un niño en las oficinas de la empresa es algo normal. En marzo, Flores cerrará su etapa como presidenta de la Am- Cham, tras repetir en el cargo en 2018. Pero sus metas no terminan.“La estoy pensando, buscaré algo, porque me gustó (el reto)”, asegura.