AMLO: un primer año de claroscuros

Andrés Manuel López Obrador cumple este 1 de diciembre su primer año como presidente de la República, y más allá de las promesas de campaña y la crítica fácil, podemos afirmar que el desempeño de la economía mexicana fue gris si observamos los datos oficiales. Hay puntos donde hay cierta mejora y estabilización, sin embargo existen pendientes que deben atenderse lo más pronto posible para evitar futuros problemas. Conoce cómo evolucionaron los principales indicadores macroeconómicos en lo que va de 2019.

Por Alejandro Rosas

Recesión

La realidad llegó y la economía mexicana está en recesión técnica desde la primera mitad del año. El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo el 1 de diciembre de 2018, había prometido aumentar el crecimiento a 4% anual. En cambio, la economía se ha desacelerado.

Pemex

Uno de los temas relevantes en el primer año de gobierno ha sido el rescate a Pemex, ya que tuvo que inyectarle más de 5,000 millones de dorales para reducir su deuda. Al parecer, el Estado logró detener la caída en la producción y se espera que al cierre de 2019 esta tendencia haya sido revertida.

Inseguridad

El Estado de Derecho en México se ha deteriorado severamente. El número de víctimas de delitos del fuero común, de acuerdo a cifras de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSC), mantiene su tendencia al alza en lo que va del año en curso.

Salarios

Lo más acertado de la actual administración federal ha sido el aumento del salario mínimo en 16% y del doble en la Zona Libre de la Frontera Norte (ZLFN). Para el tercer trimestre de 2019, el salario por cotización al IMSS había registrado un alza de 6.7%, mientras que la creación de empleos formales avanzó 0.3% respecto al mismo periodo del año pasado.

Inflación y Moneda

Otro punto a favor es el buen desempeño que ha tenido el nivel de precios, aunque es preciso aclarar que este tema es responsabilidad del autónomo Banco de México (Banxico), pues la inflación ha llegado a mínimos históricos. Esta situación también ha beneficiado a la moneda nacional.

Finanzas sanas

En materia de finanzas públicas, el gobierno federal ha tenido un buen desempeño al acercarse a su objetivo del superávit primario del 1% como porcentaje del PIB. Para el primer trimestre de 2019, los ingresos crecieron 8.3% y el gasto público se redujo en 2.0%. Para el segundo trimestre estas mismas variables alcanzaron una tasa de 9.9% y 1.0% respectivamente. Cabe mencionar que un objetivo más es reducir la deuda pública, que tan solo en este año ha bajado en 2 puntos porcentuales aproximadamente.

Menor dinamismo externo

El comercio exterior ha tenido un bajo ritmo por la desaceleración económica interna y externa, además por la falta de aprobación del T-MEC en los congresos de EU y Canada. Pese a todo ello, México la logrado reducir su déficit comercial con el mundo.