Héroes sin capa



Son las 9:30 de la noche, unas luces que a la distancia parecen luciérnagas comienzan a aparecer en los departamentos del Multifamiliar Presidente Alemán en el corazón de la Colonia Del Valle, en la Ciudad de México.

Son los vecinos de esta emblemática unidad habitacional que desde sus ventanas y balcones salen a cantar, echar porras y aplaudir el empeño de los trabajadores de la salud que día y noche atienden a los pacientes con COVID-19.

Lo hacen para reconocer a éstos héroes sin capa que aún sin el equipo necesario y con las carencias del sistema de salud en México, están en la línea de fuego en una guerra contra la pandemia.

REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Son doctores, enfermeras, camilleros, trabajadoras sociales, administrativos y personal de limpieza que atienden a los enfermos que llegan hasta los hospitales a pedir atención médica.

REUTERS/Gustavo Graf

Todos en sus posiciones para atender tanto a creyentes como los escépticos de la enfermedad que hasta la segunda semana de mayo tenía más de 35,000 contagiados y había cobrado la vida de más de 3,450 personas en México.

AFP/ALFREDO ESTRELLA

Los sonidos de la ambulancias de han incrementado en la Ciudad de México y ahora llegan a los hospitales con portadores de COVID-19. Las empresas han adaptado sus unidades y equipado a sus paramédicos para atender a los pacientes sin el riesgo de contagiarse.

REUTERS/Ariana Drehsler

En los hospitales, como este de Tijuana, se han instalado una zona de “triage” en en la entrada de los hospitales para para examinar a los pacientes a su llegada y canalizarlos a las áreas especiales de atención de COVID-19.

REUTERS/Gustavo Graf

REUTERS/Edgard Garrido

REUTERS/Luis Cortes

Pero también esta pandemia ha puesto en evidencia lo que ya se sabía: un sistema de salud endeble al que por años le han faltado atención y recursos. En varios hospitales trabajadores de la salud han parado y salido a las calles a exigir que se les equipe con lo necesario para atender la emergencia.

NOTIMEX/FOTO/ISAÍAS HERNÁNDEZ/IHH/HTH

Caretas, cubrebocas N-95, batas, guantes, lentes y overoles de protección son algunas de los insumos básicos que de manera recurrente médicos, enfermeras y trabajadores de la salud han pedido a las autoridades para poder hacer su trabajo de manera segura.

REUTERS/Carlos Jasso

Muchos de ellos gastan casi 1,000 pesos a la semana en materiales para su propia protección.

AFP/Handout/Mexican Presidency

Hasta principios de mayo nueve aviones procedentes de China habían aterrizado en suelo mexicano con estos materiales y desde Estados Unidos, el 5 de mayo llegaron 211 ventiladores fabricados en Suiza para pacientes graves de Coronavirus.

De acuerdo con autoridades de la Ciudad de México, epicentro de la pandemia —con casi 10,000 infectados y casi 800 fallecimientos— en la etapa más crítica se podría tener 8,000 hospitalizados y 2,800 pacientes intubados.

AFP/ALFREDO ESTRELLA

Faltan médicos en México y esta emergencia sanitaria lo ha recordado en el peor momento.

El país tiene 2.4 médicos por cada 1,000 habitantes, una persona menos que el promedio de 3.4 de los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Y en materia de camas las cosas están igual: 1.5 camas de hospital por cada 1,000 habitantes, cuando la recomendación del organismo internacional es de 4.7 unidades.

AFP/ALFREDO ESTRELLA

Mientras el número de pacientes en hospitales crece día a día, los médicos trabajan jornada extenuantes y atienden hasta 25 pacientes por especialista y lo hacen “por vocación, por amor a su profesión y la vida”.

"La lucha es desde siempre, el personal médico siempre está al pendiente de todos los pacientes, ahora con la pandemia hay más los elogios, pero siempre hemos estado al pie del cañón y siempre vamos a estar ahí”.

Liliana Martínez, enfermera.

Y aún con las largas jornadas, los materiales faltantes y el riesgo que representa para sus propia persona y familias, todos los días se preparan para librar batallas y enfrentar al Coronavirus SARS-COV-2.

AFP/ULISES RUIZ

“Todos tenemos miedo, ¿miedo a qué? Miedo a morir”.

José, enfermero del Hospital Presidente Juárez en Oaxaca.

AFP/HERIKA MARTINEZ

Ante un virus desconocido, el mundo ha ido aprendiendo poco a poco de él para entender cómo atacarlo. Varios países trabajan ya en el desarrollo de vacunas y en laboratorios ya se comenzó con ensayos clínicos en humanos, pero aún no hay nada claro, mientras algunos científicos creen que están cerca de que se logre una vacuna otros piensan que tardará al menos un año su desarrollo.

AFP/Alfredo ESTRELLA

Además de la propia ‘pelea’ contra el virus y la saturación de los hospitales, en México el personal médico ha tenido que lidiar con otro enemigo: la ignorancia de la gente.

REUTERS/Henry Romero

Hacía finales de abril, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación había recibido 49 ataques a personal sanitario en 22 hospitales estados del país. ¿Cómo? La mayoría rociando productos de limpieza o cloro y negando el acceso al transporte público.

AFP/ALFREDO ESTRELLA

“Siéntanse tranquilos, no somos portadores en la calle del Covid-19 estamos ayudando y estamos entregados a nuestra labor”

ha pedido la jefa de enfermeros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Fabiana Zepeda.

AFP/ALFREDO ESTRELLA

Mientras los enfermos luchan por recuperarse en las camas de hospitales, familiares esperan a las afueras informes del estado de salud de sus seres queridos que no siempre llega. Esta falta de información también ha provocado conflictos con el personal médico y los familiares.

Para evitar agresiones y atender la demanda de informes, el IMSS dispuso un protocolo de atención telefónica (800-623-2323).

AFP/Guillermo Arias

REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Mientras transcurre la Fase 3 de la pandemia y el país se encuentra en el pico más alto de contagios y las camas de hospitales se van saturando, todos los días miles de trabajadores de la salud esperan a los nuevos pacientes que se sumarán a la estadística.

Camilleros, enfermeras, médicos que atienden a los pacientes, muchas veces no cuentan con los insumos y ellos mismos deben comprarlos para mantenerse protegidos y a sus familias, incluso algunos han optado por quedarse en albergues para no llevar el riesgo a sus casas.

Estos son los soldados y héroes que cada día enfrentan una nueva batalla y quienes con voz unánime piden una sola cosa: ¡Quédate en casa!




Créditos:

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN WEB: Diana Lobera / INFORMACIÓN: Mariel Ibarra / COORDINADOR DE FOTOGRAFÍA: Diego Álvarez / EDITOR DE FOTOGRAFÍA: Gunther Sahagún