T-Shirt Willy Chavarria, Reloj Rolex Oyster Perpetual Cosmograph Daytona Rainbow

T-Shirt Willy Chavarria, Reloj Rolex Oyster Perpetual Cosmograph Daytona Rainbow

Con una carrera de más de 25 años y un reggaetón que está ocupando los primeros lugares en las listas de popularidad mundiales, Nicky Jam reflexiona sobre el género, sus inicios y su papel en la música contemporánea.

Texto: Fernanada López Díaz
Fotografía: Alvin Kean Wong @seenartists
Moda: Norma Castro y Salvador Cosio
Producción: Salvador Cosio
Asistentes de Fotografía: Nicholas Sgaglione y Guiri Reyes
Grooming: Fiorella Viloria

C

Contra todo pronóstico, la música latina está pasando por uno de sus mejores momentos a nivel histórico y mundial. Y no se trata de un boom en el folclore regional ni en el rock en español ni algún género de aquellos comúnmente considerados como virtuosos. Hoy, América Latina está en la mira musical por ritmos originados en lo más bajo, en el barrio. Desde México hasta Japón, todos hablamos – perreamos– reggaetón. Y si está música ha llegado a estos niveles, se debe, en gran parte, a la revolución creada por Nick Rivera Caminero, mejor conocido como Nicky Jam, quien se atrevió cambiar el rumbo del reggaetón, y llevarlo a un nivel nunca antes visto. En entrevista exclusiva para Life and Style, el músico platicó sobre lo que hace único a este género.

Look de Givenchy

Look de Givenchy

La esencia del reggaetón

El reggaetón es un género originario de Puerto Rico, lugar a donde Jam –nacido en Massachusetts– se mudó a los diez años de edad. Esta música, creada en los barrios de clase baja, en sus inicios retrataba la lucha, las pasiones y la supervivencia de la clase: “Yo soy un tipo que viene de lo más bajo. Cuando era un muchacho no tenía para comer en mi casa y mi familia estaba en situación de drogas, pero de todo lo que yo viví, siempre vi cómo hacer lo mejor posible”, recuerda el músico. “En las calles nos pusimos a cantar reggaetón”. El género se popularizó de tal manera, que no tardó en expandirse a otros países de América Latina, entre ellos Colombia, de donde salieron dos de los mayores exponentes de reggaetón de hoy en día: Maluma y J. Balvin: “El reggaetón de Colombia es más comercial que el nuestro, pero tampoco hay mucha diferencia porque Colombia adoptó muchas cosas de Puerto Rico. Allá, sin embargo, muchos de los músicos no vienen de barrio”.

Para muchos aficionados, el reggaetón y el barrio son un binomio que no debe ser destruido, pero no para Jam: “Si llevas mucho tiempo trabajando en un género y ves que está creciendo y que la gente está haciendo cosas, lo que debería darte es orgullo. Puerto Rico siempre ha tenido buena comunicación con todo tipo de música, incluso más allá del reggaetón. Muchos países latinos adoptaron la salsa, por ejemplo, que también es nuestra”.

Pero el reggaetón, sin lugar a dudas, se ha enfrentado a un panorama muchísimo más complejo que la salsa: “A veces la gente no acepta el reggaetón porque piensa que no somos música. ¿Cómo no vamos a serlo si tenemos melodía, si hacemos que cantes, que bailes? No nos podemos parar al lado de Pavarotti y hacer una colaboración, pues somos estilos muy diferentes; por eso se llama música urbana. Tenemos un estilo más brusco. Somos de rapeo. No nos concentramos en la melodía, sino en el ritmo, en que bailes, en rapeo”.

Reggaetón para todos

Habiendo tantos músicos de reggaetón, ¿qué hizo a Nicky Jam especial como para cambiar el rumbo del género? Existen dos claves para entenderlo: el romanticismo y el canto. Jam fue el primero en incorporar letras más románticas y ritmos más lentos, en un género estereotípicamente rapeado y agresivo. A esto se unió el hecho de que, durante una de sus etapas de decadencia, el músico daba shows en un hotel, donde descubrió que tenía un talento que podía explotarse: Nicky Jam podía cantar. Así, surgió un nuevo estilo en su género, un sonido que le abrió puertas inesperadas: “Cuando uno trae algo nuevo a la mesa, siempre va a haber pros y contras”, explica. “En esa época, mucha gente lo veía como algo muy comercial, muy mainstream, muy rosado, como decimos en la calle. Pero el lado positivo es que atrapé un público que llegó mucho más lejos de lo que había. Israel, Italia, España, toda Europa”.

Así, el reggaetón ha alcanzado una versatilidad que muy pocos géneros tienen: “Me afecta que la gente no vea que el reggaetón tiene diferentes formatos”, cuenta. “La mayoría de la música sólo tiene un concepto, una línea: nosotros tenemos 25 diferentes. Tenemos el trap, el reggaetón de la calle, el reggaetón underground, reggaetón comercial, para enamorar… cualquier música que tú quieras, hay un reggaetón para eso. Hay artistas que cantan underground, con letras pesadas, muy morbosas, no aptas para menores, y también hay reggeatoneros que cantan cosas muy comerciales, aptas para cualquier tipo de público. Tenemos todo tipo de música, pero en las personas hay un estereotipo del género; ya tienen que borrar esa mentalidad de que es una música de barrio. La música tiene un origen humilde, pero ya está en un nivel que es cinco estrellas en todo el mundo”.

Pantalón y Chamarra Dolce & Gabbana Tenis de Nicky

Pantalón y Chamarra Dolce & Gabbana Tenis de Nicky

El mercado mexicano

Para Nicky, como para cualquier jugador de la industria musical latinoamericana, México es uno de los mayores retos: “El dicho de los puertorriqueños es: ‘el que pega en México, lo logró’”. Bajo ese criterio, ¿Nick ya lo logró? La respuesta es engañosa. Los números podrían decir que sí, pues su mayor fan base es mexicana. Sin embargo, el reggaetonero admitió que es el lugar donde menos lo contratan: “México tiene tanta gente, que los fans se dispersan en el país entero. No es fácil reunirlos”. Pero también influye nuestra cultura musical: “En términos de reggaetón, es un país que hay que trabajar un poquito más.Hay otros países donde dejaron de escuchar su propia música para escuchar reggaetón; México no. Es un público muy celoso con su propia música, muy rockero; incluso reconozco que hay todavía mucha gente en México a la que no le gusta el reggaetón porque vienen escuchando música donde había una banda y se tocaba la guitarra, la batería, el bajo, y es un país que adoptó el rock n’ roll, y el reggaetón viene siendo una nueva ola. Pero que quede claro que estoy muy consciente de que es el público más importante de Latinoamérica. Su poder es tan grande que, si te lo ganas, te ganas a toda América Latina. Para nosotros, lo que falta es educar a la gente sobre de dónde venimos y por qué nos merecemos el respeto que tenemos. Música es algo que te hace moverte, que te causa emociones, que te causa lo que sea. No necesariamente una persona con una voz que llegue hasta la luna”.

Look de HUGO, Reloj Richard Mille RM 11-03 Automatic Ultimate Limited Edition

El reggaetón que nos espera

Después de más de veinticinco años de carrera, que parecen sentirse como una lucha eterna, para Nicky Jam es difícil vislumbrar el futuro del reggaetón, no porque no tenga uno, sino porque, ¿qué no se ha hecho ya?: “Sigo viendo al reggaetón haciendo millones de números… es que no se puede hacer más. Tenemos colaboraciones con Air Jordan, películas en Hollywood, colaboraciones con Nike. Están haciendo mil auspicios con nuestra música, está llegando hasta la Casa Blanca; Barack Obama habla de nuestra música. ¿Qué más se puede hacer? Yo hice la Copa Mundial, J. Balvin cantó en el Super Bowl, hay chancletas hechas por reggaetoneros, tenis hechos por un reggaetonero. No entiendo a dónde más podemos llegar, ¿la luna?”. Y honestamente, la luna no suena como un plan descabellado.




Créditos:

DISEÑO: Viridiana López / PROGRAMACIÓN: Diana Lobera